miércoles, 14 de febrero de 2018

Un hijo de Alejandro Palomas










Guille es un niño sonriente y aparentemente feliz, pero solo hace falta rascar un poco para sospechar que esconde un misterio.
Guille es un niño introvertido con una sonrisa permanente, y es un lector empedernido con mucha imaginación. Solo tiene una amiga. Hasta aquí, todo en orden. Pero tras esta máscara de tranquilidad se esconde un mundo fragilísimo, como un castillo de cartas, con un misterio por resolver. El rompecabezas lo configuran un padre en crisis, una madre ausente, una profesora intrigada y una psicóloga que intenta armar el puzle que está en el fondo. Una novela coral que respira sentimiento, ternura, vacíos, palabras no pronunciadas y un misterio sobrecogedor.





Siempre es un placer leer las novelas de Alejandro Palomas. Sus historias siempre destilan sentimientos muy profundos, son sencillas pero con mucho sentimiento y rezuman dulzura.
Lo conocí con "Una madre", libro que compré en Kindle y que me acabo de comprar en papel y que por supuesto releeré para poder continuar con la historia en los libros posteriores.

En "Un hijo" conocemos a Guille, un niño de 9 años muy especial. Su madre, azafata, se ha ido a Dubai por trabajo para 6 meses, y ahora Guille vive solo con su padre. Es un niño con mucha imaginación, obsesionado con Mary Poppins. Solo tiene una amiga en el colegio, Nazia una niña Pakistaní. 
Un día, la maestra Sonia, les pregunta a los niños de la clase que quieren ser de mayores, cuando le toca el turno a Guille el responde que quiere ser Mary Poppins, no ser "como ella" sino "ser ella". 


A partir de ahí, Sonia, aconseja al padre de Guille, Manuel, que lo lleve a una orientadora ya que sospecha que debajo de esta aparente felicidad, Guille esconde algo más. Con la ayuda de María, la orientadora, iremos profundizando y quitando capas a la historia de este niño tan entrañable.

El libro está dividido en capítulos que a su vez tiene subcápitulos homónimos del personaje que está narrando en primera persona la historia, lo que hace que vamos viendo el punto de vista de cada personaje Guille, Manuel, Sonia y María. Mis preferidos los capítulos narrados por Guille, con esa inocencia, entusiasmo e ingenuidad que solo tienen los niños.

"Cuando Mamá vivía en casa, venía a verme antes de acostarse. Me traía un vaso de leche caliente y me leía cosas chulas."

La escritura es sencilla y fluida, pero con un sentimiento que te llega al corazón. La trama no es nada infantil pero si muy original.
Es un libro enfocado al publico juvenil pero que todos los adultos deberían leer.  A veces no nos damos cuenta de que nuestros actos pueden influenciar a nuestros hijos, aunque lo hagamos sin querer. Los niños, son personitas maravillosas que lo absorben todo como esponjas y, aunque no lo creamos, se enteran de todo en edades muy cortas.

Un hijo es un libro que se lee en una tarde pero que te conmueve por dentro y te deja huella, una historia difícil de olvidar.
Totalmente recomendable.




1 comentario:

  1. Hola! todavía no he leído nada del autor, pero me llama mucho la atención. Me llevo tu reseña porque sin duda me animaré a leerlo en breve.
    Un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar!